Cómo desinfectar y limpiar la encimera de la cocina

Cómo desinfectar y limpiar la encimera de la cocina

La cocina es una de las habitaciones más vivas de la casa. En este espacio pasamos, según los estudios, pasamos cada vez más tiempo. Cocinando, haciendo los deberes, conversando con los amigos…  Ante la nueva centralidad que ha adquirido la cocina en este comienzo del siglo XXI, es fundamental que se encuentre limpia. Y de todas las partes que forma la cocina, hay una en la que la limpieza se antoja imprescindible: la encimera. En este artículo te enseñamos cómo desinfectar y limpiar la encimera de la cocina.  Una labor fundamental en cualquier casa, y que se vuelve absolutamente imprescindible en bares y restaurantes.

En las encimeras de las cocinas tiene lugar la manipulación de los alimentos que posteriormente ingeriremos en un proceso completo que está lleno de peligros si no mantenemos este espacio limpio en todo momento. Por ejemplo, si vamos a preparar una ensalada, dejaremos sobre la encimera la lechuga, con restos de tierra e insectos, pero también la ensaladera, con el resto de hortalizas limpias y listas para comer. Como ves, la presencia y exposición a bacterias y gérmenes es muy alta, de ahí que sea tan importante saber cómo desinfectar la encimera de la cocina.

Cómo limpiar tu encimera: una cuestión de materiales

Cómo desinfectar la encimera de la cocina

Hoy en día, la diversidad de diseños, presupuestos y materiales posibilitan que las encimeras de nuestras cocinas estén hechas de diferentes materiales y serán estos los que determinarán cómo debemos limpiarlas y tratarlas en el día a día para que duren en buen estado durante más tiempo.

  • Las clásicas encimeras de mármol, una piedra natural muy porosa, una característica que induce a la formación de manchas imposibles de eliminar. Es importante no usar limpiadores ácidos como el limón o el vinagre, ya que les resta brillo. La mejor forma de limpiar una encimera de mármol es agua caliente y lavavajillas.
  • También frecuentes son las encimeras de granito, otro material natural más tolerante a la hora de aplicar limpiadores. Sobre el granito podremos aplicar lejía y amoniaco o desengrasantes. Después, aclararemos bien con agua.
  • Las encimeras de madera son bonitas pero habremos de tener especial cuidado con la humedad, ya que la madera puede acabar deformándose y adquiriendo olores. En estos casos podremos aplicar un paño humedecido con agua caliente y un poco de lavavajillas.
  • Con la formica sucede algo parecido a la madera y la humedad, ya que se trata de un aglomerado compuesto de este material. Lo bueno de la formica es que nos permite limpiarla con cualquier tipo de producto: amoniaco, alcohol, lavavajillas,desengrasantes y también desinfectantes.
  • Las encimeras de Silestone son cada vez más habituales en las cocinas. Se trata de un material que recuerda al mármol en apariencia pero con la ventaja de no ser poroso, de modo que las manchas no se adhieren tan fácilmente como en el mármol. Es de fácil limpieza, simplemente con un paño con un paño humedecido con agua caliente y un poco de lavavajillas.
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.