Cómo lavar los platos a mano de forma correcta

Cómo lavar los platos a mano de forma correcta

En SORO Global tenemos una amplia gama de lavavajillas que nos ayudan a tener siempre a punto vajillas y complementos de la cocina. Pero en ocasiones, pese a tener un producto de lavavajillas de calidad, no siempre lavamos los platos de forma correcta evitando así eliminar las bacterias de una forma eficaz. Por eso hoy en el blog de SORO Global vamos a darte las claves para lavar de forma correcta los platos a mano.

1.Lo primero: Organiza el fregado. Diferencia los tipos de objetos y la suciedad que hay en la vajilla (es decir, residuos orgánicos, grasa, etc), y evita mezclarlos. Si has cocinado carne con tomate en una olla, y la dejas sobre vasos y cubiertos, estos también se mancharán.  Comienza lavando primero los objetos menos sucios y los de menos tamaño. Por ejemplo, comienza con la cubertería, o con la cristalería. En el caso de copas y vasos, lávalos con agua caliente, déjalos escurrir, y sécalos con una gamuza para cristal.

2. Si queremos desinfectar bien la vajilla,  es imprescindible utilizar agua caliente. Y contra más caliente, mejor. El agua fría no elimina la suciedad como el agua caliente (de ahí que en este punto el lavavajillas gana por goleada al lavado a mano). Para eliminar las bacterias, el agua tiene que estar a unos 80º.

3. Limpia la grasa y los restos de comida antes de lavar los platos. Para evitar que estos restos se cuelen por las tuberías, es recomendable absorber la grasas con papel de cocina. Así facilitamos el lavado, ahorramos agua, la contaminamos menos,  y evitamos ensuciar el resto de la vajilla.

 

 

4. Intenta lavar al momento. Para evitar que la grasa y la suciedad se endurezca y luego cueste más limpiarla, intenta lavarlo todo en el acto. Si no es posible, puedes poner los platos o las cacerolas en agua con un poco de detergente lavavajillas.

 

5. Renueva las esponjas de forma habitual. Las esponjas son una importante fuente de bacterias. Para evitar problemas de salud, hay que renovar frecuentemente el estropajo o la esponja. En el caso de las bayetas, además de renovarlas, también hay que limpiarlas, escurrirlas y ponerlas a secar para que las bacterias no se multipliquen sin control.

 

6. Limpiar el fregadero a conciencia. Junto con las esponjas, también es importante mantener en buen estado el fregadero, un elemento de nuestra cocina que está en todos los rankigs de lugares con más bacteria de toda la casa. Usar un buen desengrasante y desinfectarlo de forma diaria debería ser una obligación en casas y negocios.

7. Después de lavar, siempre hay que secar. El agua siempre es fuente de bacterias. Por ello, es importante dejar secar la vajilla en un escurreplatos o con una bayeta de fibras, y secarla bien antes de guardarla par evitar peligros innecesarios.

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.