Los lugares con más bacterias de la casa

Los lugares con más bacterias de la casa

En el catálogo de productos de SORO Global tenemos productos destinados a la limpieza, y en concreto, a eliminar las bacterias que pueblan nuestros hogares. El baño es uno de los lugares en los que más nos esmeramos para poner a raya a esas incómodas compañeras que pueden provocarnos algún problema de salud, pero lamentablemente hay otros puntos de la casa en los que las bacterias campan a sus anchas, muchas veces sin que nos preocupemos por ellas ¿Nos acompañas en esta selección de sitios y de utensilios que destacan por la abundante presencia de bacterias? Te aseguramos que algunos te van a sorprender.

Los pomos de las puertas. Los pomos de las puertas, los tiradores de los armarios… son lugares que tocamos a todas horas, muchas veces recién llegados de la calle, y que suelen pasar desapercibidos a la hora de realizar la limpieza de nuestras casas.

Interruptores. Al igual que sucede con los pomos de las puertas, por los interruptores pasan muchas manos, muchas veces cargados de gérmenes y bacterias.

El fregadero de la cocina. Los restos de comida y las bacterias se acumulan en paredes y en el fondo del fregadero. Por eso, y teniendo en cuenta que la pila de la cocina concentra hasta 100.000 veces más gérmenes que el lavabo, la desinfección del fregadero hay que realizarla a diario.

El estropajo y la bayeta. El estropajo es un artículo que solemos tirar cuando está feo, y que lavamos con agua cuando creemos que está sucio. Pero en muchos hogares no suelen tener las medidas higiénicas adecuadas, ya que hay que tener en cuenta que cada vez que lavamos los platos, los restos de alimentos se quedan impregnando en él. Un error tremendo, ya que los estudios afirman que suele haber más bacterias en la bayeta de la cocina que en el inodoro. Para solucionarlo, lo más adecuado es lavarlo con  jabón después de cada uso, y cambiarlo cada dos semanas aproximadamente.

El cepillo de dientes. Lo recomiendan los dentistas siempre: el cepillo de dientes hay que cambiarlo cada dos meses. Si no lo haces, o si ves que el cepillo tiene restos de comida impregnada, hay que desinfectarlo introduciéndolo en un vaso con vinagre blanco o metiéndolo en el lavavajillas.

Las tablas de picar. Las tablas de madera son un foco de bacterias, y no siempre se les presta la atención adecuada. Especialmente cuidadosos hay que ser sobre todo cuando en ellas se cortan carnes y pescados crudos.

El teclado del ordenador. El teclado del ordenador es otro de esos lugares en los que se acumulan las bacterias sin que seamos conscientes de ello. ¿Cuántas veces te has sentado en el ordenador recién llegado de la calle sin lavarte las manos, o has comido sobre él?

El mando a distancia. Al igual que el ordenador, los mandos a distancia son otra de las cosas que más utilizamos en casa, y que menos atención les prestamos a la hora de desinfectar, pese a que los tocamos a cualquier hora para conectar el aire acondicionado, activar la alarma, jugar a la play o cambiar de televisión mientras cenamos.

los lugares con más bacterias de la casa

Gomas de lavadoras y frigoríficos. Sí. las gomas de los frigoríficos, y sobre todo, de las lavadoras, son un foco de infección gracias a la humedad y a la materia orgánica que se acumula en estas zonas, convirtiéndose en el entorno ideal para que las bacterias proliferen a su aire.

El cubo de basura. Aunque saquemos la bolsa de basura a diario, los cubos de basura no suelen limpiarse como debieran para mantener a raya a las bacterias.

Inodoro. El inodoro es un lugar clásico en el que la presencia de bacterias está asegurada. Aún así, hay encuestas que revelan que tan solo un 56% de las personas limpia a diario esta pieza esencial de nuestros cuartos de baño, mientras que el porcentaje de gente que lo desinfecta cae al 32%.

 

 

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.